SUBASTA: Nº 4 - SUBASTA DE JULIO DE 2014

2 y 3 de Julio de 2014 a las 18 horas
Sub: 4 > > 1 - 15 de 126 lote(s)
Autor:
 
Ordenar por
Mostrar lotes por página
Lote:

ELCANO, Juan Sebastián (Guetaria, Guipúzcoa, 1476 - océano Pacífico, 1526)

Lote: 517

Importante carta manuscrita de Juan Sebastián Elcano, firmada y fechada el 6 de septiembre del año 1522, y dirigida al Emperador Carlos V. Folio. 2 hojas.

Medidas: 21 x 29,5 cm

Precio de salida:
Consultar Departamento

Vendido / Sold
Información de la subasta:
Subasta Nº: 4

Descripción:

Juan Sebastián Elcano arribó al puerto de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) el 6 de septiembre de 1522, por lo que la carta sería la primera misiva que el capitán envió al Emperador, escrita el mismo día en el que llegó a tierra.
Elcano fue un marino español que participó en la primera vuelta al mundo, quedando al mando de la expedición tras la muerte de Fernando de Magallanes.

Las primeras noticias que se tienen de él le presentan como un marino vasco con amplios conocimientos náuticos. Desde muy joven, se enroló en barcos pesqueros y comerciales, por lo que adquirió gran experiencia marinera. En 1509 formó parte en la expedición militar contra Argel que fue dirigida por el cardenal Francisco Jiménez de Cisneros. Al regreso de la misma, se estableció en Sevilla, y fue allí donde tuvo conocimiento del proyecto que estaba preparando el marino portugués Fernando de Magallanes para descubrir una ruta a las Indias por Occidente.

Fue así como en 1519 Elcano se alistó en la expedición de Magallanes como contramaestre de la nave Concepción, una de las cinco que componían la escuadra. El viaje comenzó en Sevilla el 10 de agosto de 1519, fecha en que fue anunciada la partida de la escuadra de cinco naves, capitaneada por Fernando de Magallanes, descendiendo por el Guadalquivir hasta llegar a Sanlúcar de Barrameda, puerto que da al océano Atlántico. El 20 de septiembre la expedición zarpó de Sanlúcar, con la intención de encontrar el paso marítimo hacia los territorios de las Indias Orientales y buscar el camino que, recorriendo siempre mares castellanos, llegase a las islas de las Especias, lo que era la llamada ruta hacia el oeste, que ya había buscado Cristóbal Colón. Se exploró el Río de la Plata y la Patagonia; allí, en 1520, ayudó Elcano a sofocar un primer motín, pero participó en un segundo intento contra Magallanes, el cual le perdonó la vida, sea por no hallarle culpable o por considerarle imprescindible para continuar el viaje. La expedición estuvo plagada de contratiempos y dificultades.

En 1521, cuando Magallanes murió en un combate con los indígenas de las Islas Filipinas de Mactam, la expedición quedó bajo el mando, sucesivamente, de varios de sus capitanes que se disputaban el poder, mientras continuaban explorando las islas, entablando relaciones con los jefes locales y buscando denodadamente la ruta a las Molucas. Finalmente, un triunvirato encabezado por Elcano se hizo con el mando de lo que quedaba de la flota, argumentando que los jefes portugueses (incluido Magallanes) habían eludido a propósito las Molucas para no perjudicar a Portugal, que poseía el lucrativo monopolio del comercio de las especias navegando hasta aquellas islas alrededor de África y a través del océano Índico.

Al frente de la nave Victoria se puso de capitán Juan Sebastián Elcano, y tras arribar a las islas Molucas, objeto del viaje, adquirieron un cargamento de especias y se emprendió el regreso a España. Una avería en La Trinidad, una de las dos naos que quedaban, hizo que la expedición se separara. La Trinidad quedó en el puerto de Tidore para ser reparada y volver por el Pacífico hasta Panamá mientras que Elcano toma finalmente el mando de la expedición de regreso a bordo de la nao Victoria. Tenía el problema de volver a España con lo que quedaba de la expedición, sin conocer el camino de vuelta por el Pacífico, y parecía una locura intentarlo, por lo que eligió navegar por los mares portugueses hacia el oeste, bordeando África por rutas conocidas y con posibilidades de hacer aguadas.

Tras atravesar el océano Índico y dar la vuelta a África, completó la primera circunnavegación del globo, consiguiendo llevar a término la expedición y llegar al puerto de partida, Sanlúcar de Barrameda, el 6 de septiembre de 1522 en la nao Victoria, junto con otros 17 supervivientes, lo que suponía el logro de una imponente hazaña para la época. Finalmente, el 8 de septiembre, fue descargada en Sevilla la única nave que había logrado regresar. El Emperador Carlos V recibió a los supervivientes en Valladolid y le concedió una renta anual de 500 ducados en oro y, como escudo, una esfera del mundo con la leyenda en latín: Primus circumdedisti me ("El primero que me dio la vuelta"). Elcano murió de escorbuto el 4 de agosto de 1526 a bordo de la nao Victoria cuando participaba en la expedición de García Jofre de Loaisa a las Islas Molucas. Su viaje constituyó un éxito, tanto desde el punto de vista geográfico, pues confirmaba la esfericidad de la tierra, como económico, ya que la venta de las mercancías en Amberes sufragó sobradamente los costes de la expedición.

Las expectativas de negocio así abiertas hicieron que se fundara en la Coruña una nueva Casa de Contratación destinada a especializarse en el comercio de las especias. Desde allí salió la segunda expedición, en 1525, en la que moriría Elcano. La carta autógrafa que presentamos tiene una gran importancia histórica, ya que en ella, el mismo Juan Sebastián Elcano es el que pide al Emperador Carlos V que se cree la casa de contratación de La Coruña que luego se llevó a cabo con fines económicos.

Para la creación de esa casa de contratación enumera varias razones, tanto de localización, como políticas y comerciales, explicando también las razones por las que no cree que sea conveniente dejarla en Sevilla. A continuación, esta carta contiene el relato por parte de Juan Sebastián Elcano del itinerario y los acontecimientos que tuvieron lugar mientras duró la expedición, desde los lugares por donde pasaron y los productos que recopilaron, hasta la muerte de Magallanes y los imprevistos del viaje que hicieron que de las cinco naves que partieron de Sanlúcar de Barrameda, solo llegara a puerto la nao Victoria capitaneada por el mismo.

La carta fue restaurada en el Laboratorio de Restauración del Archivo General de Indias. Enmarcada.

Libros > Libros > Lote 16 de 126
Lote:
Abalarte Subastas Internacionales, S.L. - Calle Juan Bravo, 46 - 28006 - España
info@abalartesubastas.com | Tel: (+34) 91 737 18 11 | Mapa Web
RSS
International | España